Jugar al Cuadrado: páginas

lunes, 12 de marzo de 2012

DRAKO: lucha sin cuartel


Drako es un juego de Adam Kaluza, editado por Rebel. Un juego para 2 jugadores en el que uno de ellos controlará un dragón, mientras que el otro dirige a 3 recios enanos cazadragones. El objetivo de los enanos es acabar con la vida del dragón, mientras que éste puede salir victorioso ya sea merendandose a sus 3 cazadores o aguantando lo suficiente como para huir.


El juego es muy sencillo de aprender, y muy rápido de jugar. Las partidas duran unos 20-30 minutos, tiempo en que los cuatro implicados bailan una danza mortal en un terreno mínimo, casi como el espacio necesario para bailar un chotis (que como todo el mundo sabe es una baldosa).

El juego es claramente asimétrico. Los enanos han de ser valientes, audaces y lanzarse a la ofensiva. El dragón puede ser más cauto y dejar que le persigan, poniendo atención a los ataques a distancia del enano ballestero. Hay un mazo de cartas para los enanos y otro para el dragón, con las diferentes acciones, a saber:

ENANOS:

  • Mover 1 enano
  • Mover 2 enanos
  • Atacar con 1 enano
  • Atacar con 2 enanos
  • Atacar a distancia
  • Lanzar la red
  • Defenderse
DRAGÓN

  • Mover
  • Volar
  • Atacar con llamaradas
  • Atacar a mordiscos
  • Defenderse
Cada jugador empieza con cuatro cartas, y en su turno puede hacer dos acciones a elegir entre

  1.  Jugar una carta y aplicar la acción (si hay dos acciones en la carta, se debe elegir una de ellas y la otra no se aplica) 
  2. Robar 2 cartas
Básicamente ya está explicado. Hay un par más de detalles en los que no vale la pena profundizar aquí. Simplemente comentar que el juego está muy bien como juego rápido y muy entretenido para 2 jugadores. A mis dos hijos les ha encantado y se han pegado una lucha espectacular en la que el dragón se ha alzado finalmente con la victoria por agotamiento de los enanos (se han acabado las cartas de enanos sin haber dado muerte al dragón).

Ahora es tu turno ¿dragón o enanos?


Un dragoncillo de lo más peligroso, a punto de echar su llamarada

2 comentarios: