Jugar al Cuadrado: páginas

jueves, 1 de marzo de 2012

TSCHAK!!: de tesoros y monstruos


El guerrero sujetaba con gran destreza su afilada espada. Ante él se alzaba, terrible y amenazador, un espantoso ser, un engendro creado por la naturaleza para hacer el mal, y más allá un resplandeciente tesoro esperaba convertirse en botín de algún valiente aventurero. El guerrero alzó subitamente su brazo y dibujando un arco de derecha a izquierda, descargó un rápido y certero golpe sobre el monstruo ¡TSCHAK! El sonido de la espada cortando velozmente el aire llenó la pequeña sala antes de quedar ahogado por los rugidos de la bestia herida...
 




«Tschak!!» es un juego de cartas para 2-4 jugadores creado por Dominique Ehrhard y editado por GameWorks, una editorial suiza que tiene un catálogo de juegos familiares de buen nivel, y que destaca por las cuidadas y llamativas presentaciones de sus juegos. Otros títulos de esta editorial es el interesante «Jaipur», un juego de cartas para dos jugadores, y un juego de carreras de piratas, «Jamaica».

En «Tschak!!» organizaremos a una serie de equipos fantásticos que entrarán en diferentes niveles de un dungeons a conseguir tesoros. El equipo más fuerte se llevará el tesoro que se encuentre en la planta del dungeon, mientras que el más débil cargará con el monstruo. Tenemos tres tipos de personajes: hechiceros, guerreros y enanos. Y tambien una tipología especial de cartas que son los artefactos. Un equipo debe construirse con tres cartas de distinto tipo: hechicero, guerrero y enano; hechicero, guerrero y artefacto; guerrero, enano y artefacto; etc.

el tablerito de mazmorra, y sus tres niveles
Al principio de la partida a cada jugador se le entregarán 3 cartas de cada categoría de personaje (hechicero, guerrero, enano) y una carta de artefacto, de manera que dispondrá de 10 cartas que deberá organizar para entrar en la mazmorra (dungeon). Un dungeon consta de tres niveles, y en cada uno de los niveles deberemos entrar con un equipo distinto, de modo que utilizaremos 9 de nuestras 10 cartas. La gracia del juego es que en cada uno de los niveles prepararemos a nuestro equipo de un modo distinto.

El material de juego es muy bueno y vistoso. Las ilustraciones, simpáticas.
En el primer nivel, cada jugador juega boca abajo una carta. Cuando todos están preparados, enseñan la carta simultaneamente, de forma que empiezan a tener información sobre el equipo que montan los rivales. Se procede del mismo modo una segunda y una tercera vez. Tras la tercera, tenemos los equipos formados. Cada carta tiene un número (de valor 1-6, dependiendo del tipo de personaje), y la suma de los tres valores es la fuerza del equipo. Quien sume más se queda con el tesoro (que otorga puntos positivos), y quien sume menos se queda con el monstruo (que otorga puntos negativos).

En el segundo nivel, jugamos una primera carta del mismo modo que en el nivel anterior. Una vez mostrada, jugamos dos cartas simultaneamente, así que la información es algo menor. De nuevo, quien sume más se queda con el tesoro, y quien sume menos se queda con el monstruo.

En el tercer nivel luchamos a cara de perro, ya que preparamos un equipo directamente con tres cartas, y otra vez  quien sume más se queda con el tesoro, y quien sume menos se queda con el monstruo.

Algunas combinaciones válidas para formar equipo. Siempre tienen que ser cartas de distinto color
Llevamos jugadas 9 cartas. La última carta representa a nuestro heroe escoba, ese que prefiere no liarse a tortazos y que entra a recoger las sobras que han quedado. El personaje más fuerte se lleva la mejor parte del sobrante, y cada uno de los otros va recibiendo una parte más pequeña por orden de fuerza. Con esto hemos acabado la mazmorra completa. Es el momento de recoger nuestras 10 cartas y pasarlas al compañero de la izquierda, iniciando una nueva mazmorra con sus tres niveles. Este proceso lo iremos repitiendo hasta completar cuatro mazmorras, de modo que todos los jugadores habremos tenido en nuestras manos las mismas combinaciones de cartas. Al final es el momento de sumar puntos de tesoros y restar puntos de monstruos. Quien tenga más puntos será el ganador. Hemos compartido las manos de cartas y luchado por los mismos tesoros y monstruos, así que ¡deja de lloriquear por tu mala suerte! Recoge de nuevo la espada y lanza un buen tajo. Que suene de nuevo el sonido de su filo rasgando el aire ¡¡TSCHAK!!

2 comentarios:

  1. Muy buena idea lo de pasarse las cartas, para que el azar no haga que la gente diga: joooo, mis cartas eran muy malas!!

    Me llama la atención bastante para jugar con los coleguitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gusta mucho este juego. Sencillo y muy entretenido. La primera mano es la que tiene más azar, ya que no tienes ni idea de las cartas que tienen los demás. En las siguientes manos, el reto es ir recordando las cartas que la gente tiene en mano, y aprovechar al máximo las tuyas para conseguir los tesoros que más te interesen, sabiendo que en la próxima mazmorra tus cartas las tendrá el vecino y tu tendrás las del otro vecino :-)

      Eliminar